domingo , enero 26 2020
Home / Destacados / El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), su Política de Sostenibilidad Ambiental y Social: ¿un proceso de revisión participativo y claro?

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), su Política de Sostenibilidad Ambiental y Social: ¿un proceso de revisión participativo y claro?

En 2019 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) comienza un proceso de revisión de la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social (la Política), tanto para el financiamiento de proyectos de inversión del Sector Privado (BID Invest) como del Sector Público (BID).

Las salvaguardas en general son requisitos obligatorios para la mayoría de las actividades financiadas por los Bancos Multilaterales de Desarrollo. Establecen reglas o estándares que los prestatarios deben aplicar en los proyectos de inversión que reciben financiamiento por parte de éstos.

Por su parte, las salvaguardas de Sostenibilidad Ambiental y Social aseguran en especial que los impactos negativos y los riesgos asociados con un proyecto financiado se identifiquen adecuadamente y se eviten, minimicen o mitiguen, maximizando los beneficios de un proyecto en pos de generar beneficios genuinos para las comunidades afectadas por el mismo. En la práctica, la aplicación de las normas ambientales y sociales debería fortalecer y promover impactos positivos sostenibles para las comunidades; conteniendo guías o directrices relacionadas a la evaluación y gestión de los riesgos e impactos medioambientales y sociales, al trabajo y las condiciones laborales, a la eficiencia en el uso de los recursos y la prevención de la contaminación, a la salud y seguridad de la comunidad, al reasentamiento involuntario por adquisición de tierras, a la conservación de la biodiversidad y gestión sostenible de recursos naturales vivos, a lo atinente a los pueblos indígenas y las cuestiones que los afectan, al patrimonio cultural y a la igualdad de género.

Estos fundamentos, son la razón por la cual las revisiones de salvaguardas del BID Invest y del BID son tan importantes, y explican por qué la sociedad civil, las comunidades locales y los grupos indígenas deben y tienen la intención de participar y aportar sus conocimientos y recomendaciones, en pos de generar una política que sea de efectiva aplicación. Una política de salvaguardas débil que no es capaz de prevenir daños de manera efectiva es más probable que resulte en proyectos que provoquen conflictos sociales y degraden el medio ambiente, por lo tanto, no logren un desarrollo sostenible e inclusivo.

Por ello, en mayo de 2019 un grupo de organizaciones de la sociedad civil envió a la Dirección del BID una carta señalando la falta de medidas adecuadas para asegurar la participación efectiva de la sociedad civil y las comunidades en el proceso de revisión de las políticas y la falta transparencia en el desarrollo del mismo, instando al BID a diseñar e implementar un proceso de consulta sólido que sea representativo de la región e incluya voces locales; a fin de que las políticas que se establezcan no sólo muestren los objetivos del Grupo BID sino que también reflejen las necesidades y los derechos de las personas, las comunidades y los países de la región.

En este mismo marco, desde julio este grupo de organizaciones de la sociedad civil -al cual se une Fundación CAUCE- trabajó en el análisis del borrador de la “nueva” Política de Sostenibilidad Ambiental y Social del BID, a partir de lo cual se elaboró un documento con una serie de recomendaciones a tener presentes previo a su aprobación definitiva, ya que se entendió que cuestiones fundamentales no quedaban incluidas en dicho documento, y que en muchos casos las responsabilidades del Banco en cuanto a los controles de la efectiva aplicación de las directrices quedaban algo minimizadas.

Estas recomendaciones fueron enviadas al BID en Octubre del corriente año, y a la fecha no se ha obtenido respuesta alguna por parte del Banco en cuanto a su inclusión en el documento o por lo menos del análisis y consideraciones de las recomendaciones generadas.

En su razón, el pasado 17 de diciembre se presentaron dos (2) nuevas cartas con solicitudes de la sociedad civil a fin de:

  • Fortalecer el proceso de revisión de las Políticas del BID y del BID Invest, en la cual se señaló que el plan de consulta del BID Invest, con sólo una fase y ninguna instancia de consulta adicional -sin observar las recomendaciones sobre el proceso de revisión realizadas a la Dirección en mayo 2019-, limita la participación de sociedad civil en el proceso; no pudiendo garantizar una participación efectiva y significativa de la sociedad civil si no existen oportunidades genuinas y múltiples para dialogar e interactuar con el Banco durante la revisión de la Política.
  • Fijar un procedimiento claro y transparente en cuanto a las consultas presenciales sobre el borrador de la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social del BID, mostrando plenamente la intención e interés de sociedad civil y los grupos indígenas de participar efectivamente en las próximas reuniones de consulta presenciales que llevará a cabo el Banco en relación a este proceso de revisión; instando al compromiso de cumplimiento para con ello. Considerando que los tiempos y las fechas de estas reuniones son factores clave para permitir y facilitar nuestra participación efectiva así como de otras instituciones locales interesadas en América Latina.
  • Asegurar que todos los comentarios recibidos durante el proceso de consulta sean publicados, como así también, el análisis y respuesta del Banco en cuanto a ellos; a fin de que en un futuro la política que se apruebe refleje la consideración e incorporación de los aportes realizados por la sociedad civil, las comunidades locales y los pueblos indígenas.

En pos de ello, es que desde las organizaciones de la sociedad civil se seguirá trabajando y monitoreando el desarrollo del Proceso de Revisión de la Política de Sostenibilidad Ambiental y Social que plantea el BID a fin de que la misma se la más beneficiosa para las temáticas que abarca, velando por el cuidado del ambiente y la sociedad en general, y por el derecho de esta última de tener una participación activa y definitoria en cuanto a situaciones que la puedan afectar tanto de manera directa como indirecta.

Leer cartas:

Recomendaciones para fortalecer el proceso de revisión de la Política de Sostenibilidad del BID Invest

Recomendaciones para las consultas presenciales sobre el borrador del Marco de Política Ambiental y Social del Banco Interamericano de Desarrollo

23/12/19

Check Also

Delta del Paraná: presentación de una nota a las autoridades de ambiente para la reactivación del PIECAS

Organizaciones pertenecientes a dos programas regionales -el Programa Humedales Sin Fronteras y el Programa Corredor …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *